Entradas

PLENITUD.

Deseo compartir mis más profundos sentimientos ahora.

He atravesado por momentos muy difíciles, en los que he querido morirme, destruirme…, y así lo hacía en mi día a día. Utilizaba mis PENSAMIENTOS y a veces mis actos…., dejándome llevar por mis emociones, hasta el punto de sentir ese dolor desgarrador en el pecho que me asfixiaba y no me dejaba respirar…, y es en ese momento cuando no quería existir, permitiendo que entrasen miles de pensamientos para nocivos y haciéndome daño una y otra vez.

Pues bien, desde hace unos meses y desde entonces he logrado claridad a todos esos estados de ánimo, de creencias y de maneras de vivir.

Ya he decidido coger las riendas de mi vida. Toda experiencia vivida a lo largo de mi vida hasta el día de hoy me ha hecho ver que todo está en Mi, que soy capaz de cocrear mi vida y hacerlo desde una paz interior, que me hace sentir cada instante como el momento más importante y maravilloso que me está sucediendo.

A lo largo de este periodo de cambio de consciencia he podido comprobar y ver mi estado mental y físico ayudada por sustancias enteógenas, las cuales me han permitido un despertar en mí. No quitándome mi mérito y entusiasmo por mejorar mi vida.

En estos momentos vivo una vida plena en la que cada día me siento cada vez más afortunada y agradecida. En la que me estoy dando la oportunidad de vivir y experimentar mis emociones desde el Amor, y eso me hace ser cada día más Feliz, y en la que incluyo situaciones que son también dolorosas, pero ahora esas situaciones las veo de crecimiento emocional.

A pesar de las circunstancias de mi alrededor, mi día a día está siendo un regalo, una fortuna que cada vez está creciendo más. Siento que hay más personas que están en mi barco y estas almas me aportan mucho en mi vida.

Por esto, por la gratitud y felicidad que siento, quiero compartir estas palabras para que sepáis que existe otra manera de ser y estar en la que en ocasiones no nos permitimos vivir.

Cómo ha expresado Pablo ese momento PRESENTE es esa calma en la mente y lo que hace vencer el miedo. Estar en ese momento es fabuloso, y a medida que lo prácticas estas más unida con el todo y con tu paz interior.

Gracias por leerme,

Gracias por sentir,

Gracias por ser,

Un ABRAZO familia.

Vanesa.

MI EXPERIENCIA CON EL BUFO ALVARIUS.

Adentro para sanar/afuera para reponer fuerzas alimentarme y permitirme.

Con el mismo ojo que miro dentro, veo lo que me hace sufrir y que no soy ; me permito mirar afuera y contemplar la Belleza y el Amor que existe en todo lo que me rodea y desde ahí confió. me abandono y me nutro.

Con la misma compasión que me abrazo para sanar y soltar, me permito recibir el Amor del exterior, experimentar todas sus señales y aceptar la Verdad en su infinita manifestación.

La belleza de la naturaleza, la lluvia o el sol acariciando mi rostro, el aire que respiro y el agua que me purifica a cada sorbo, el abrazo de alguien que me ama, una palabra de ánimo, la compañía de mi hermano. Todo esto está a disposición para que se obre el milagro. Y es mi Voluntad, obrarlo para mi y para todos.

Lo utilizo, son mis herramientas y también soy yo, aunque aún lo perciba como si estuviera afuera.

Es un regalo, Soy el regalo, por eso me llaman Presente, por eso me llaman Presencia.

Desde la consciencia del bufo.

El Músico

ENTRAR EN LA AYAHUASCA

Lo primero que experimenté fue la ETERNIDAD. De primera mano, no como idea sino como experiencia inequívoca. Estaba allí desde SIEMPRE, sin tiempo, sin espacio, sin historia, sin recuerdos de ningún tipo, sin cuerpo, sin yo, sólo conciencia…¡¡¡ETERNIDAD!!!

No podía siquiera pensar en términos temporales. Era un presente continuo, eterno. Es difícil de explicar, pero cuando estás allí no tienes ninguna duda. Y decir ALLÍ es una forma de hablar limitada por el lenguaje, porque no hay ni un allí ni un aquí. Todo simplemente ES, eternamente.

Luego empezaron las visiones y -como buen budista que de repente recuerda las enseñanzas- supe que aquello era solamente mi mente, todo estaba en mi mente, aunque de alguna manera no dudaba de su realidad.

Más tarde, cuando estuve empezando a percibir los dos mundos a la vez -el real de allí y el real de aquí- REALICÉ que este mundo de aquí también es mi mente y únicamente está en mi mente. Lo viví tal cual, sin dudas ni sospechas, aunque una vocecita me preguntaba “¿cuál es el real y cuál no?”. Es lo que nos dicen en todas las religiones, que este mundo no es real, que es tu mente la que lo proyecta…, pues hasta que no lo experimentes en primera persona es pura teoría, parece algo puramente intelectual, realmente no se entiende, aunque te lo puedas creer y con bastante buena voluntad, intentar figurártelo a nivel mental.

Pero nada que te puedas imaginar con tu mente ordinaria es ni de lejos parecido a VIVIRLO “en tu propia piel”. Mientras estaba viajando entre los dos mundos me venía a la cabeza repetidamente la pregunta ¿en serio?” porque aquello que estaba experimentando era increíble. Volví del viaje con dos mensajes:

  • El primero era la respuesta a mi pregunta repetitiva y sonaba algo así: “Nada es en serio, nada va en serio. No te tomes nada tan en serio porque no lo es”.

  • El segundo mensaje era más o menos en la misma línea, pero algo diferente: “Nada es lo que parece“.

    No era algo nuevo, ya lo había leído muchas veces, y nunca lo había entendido de verdad, pero esta vez era diferente. Lo podía sentir a otro nivel, auténtico, podía SABERLO profundamente, de primera mano.

Los dos mensajes me han sido de utilidad en mi vida ordinaria, pues aunque ya estoy viviendo plenamente “aquí“, los tengo muy presentes, como unos semáforos, para guiarme en todo momento y situación de mi vida.

R.