AYAHUASCA PARA EL TRATAMIENTO DE LA DEPRESIÓN:

UN SOPLO DE AIRE FRESCO

INTRODUCCIÓN:

El estilo de vida del sistema en el que vivimos genera una tendencia en el ser humano a padecer situaciones psicológicas que limitan su experiencia vital de manera profunda. Esta alta prevalencia de los llamados “trastornos mentales”, y la escasa y lenta eficacia de los tratamientos existentes ha provocado una necesaria revisión y expansión hacia nuevos horizontes, en los que aparecen, con resultados esperanzadores, el uso de enteógenos y otras sustancias psicodélicas como posible alternativa para el abordaje de problemas como la ansiedad, la depresión y las adicciones.

El estudio del potencial terapéutico de las sustancias psicodélicas lleva en auge desde mediados del siglo pasado. Entre 1950 y 1960 se publicaron más de 1000 artículos científicos en los que se exponía el uso de psicodélicos clásicos (Psilocibina, LSD, Mescalina) para el tratamiento de neurosis, trastorno obsesivo compulsivo, abuso de sustancias, ansiedad y depresión a más de 40.000 pacientes con prometedores resultados (Grinspoon y Balakar, 1997).

Pese a la amplia bibliografía referente a estas sustancias, que tantas veces se han usado para uso recreativo, no es hasta finales de siglo cuando la Ayahuasca entra en escena. Desde 1982, y de manera encadenada, se comenzaron a publicar numerosos estudios donde se evaluaba la salud mental en usuarios que han utilizado este brebaje de manera ritual por largos periodos de tiempo como sacramento en su religión. Los resultados, todos convergentes y esperanzadores, ponen de manifiesto que el uso continuado de ayahuasca en rituales conlleva remisión de psicopatologías previas existentes en los usuarios, tales como depresión, ansiedad o abuso de sustancias, pero no solo eso, sino que el uso habitual de este brebaje no está asociado a ningún déficit psiquiátrico o cognitivo (Grob et al., 1996).

Durante las dos décadas siguientes a la publicación de estos estudios se han realizado diferentes investigaciones tratando de aportar contundencia a las observaciones sobre el potencial terapéutico y la seguridad de la Ayahuasca, obteniendo las mismas conclusiones. Los estudios experimentales, tanto con voluntarios sanos como con pacientes con condiciones psicopatológicas, han sugerido que esta sustancia tiene un perfil de uso seguro y una incidencia muy baja en reacciones adversas.

Las puntuales crisis psicóticas que se han reportado en algunas ceremonias con ayahuasca han sido experimentadas por usuarios que ya presentaban condiciones individuales preexistentes con tendencias a estos episodios, o han sido consecuencia de un uso concomitante de otras sustancias psicoactivas, como el cannabis o sustancias alucinógenas. Pero además de tener escasos efectos adversos, diversas investigaciones han puesto de manifiesto que los usuarios que consumen frecuentemente ayahuasca obtienen mejores puntuaciones en test que miden diferentes aspectos de salud mental, personalidad y medidas cognitivas (Bouso et al., 2018; Grob et al., 1996); (Bouso y col.)

Estos primeros resultados han sido la semilla que ha inspirado a numerosos investigadores a continuar explorando el potencial terapéutico de la ayahuasca, y los potentes estudios actuales están gestando una posible revolución para el abordaje de las patologías más prevalentes en nuestra sociedad. Por eso, el objetivo de este escrito es poner de manifiesto el nuevo horizonte que se abre al concebir el uso de esta bebida de la selva como potencial remedio para tratar la crisis psicológica y espiritual que estamos experimentando hoy en día, pues su efectividad ha sido confirmada tanto en humanos como en animales, y comienza a ser innegable la evidencia sanadora que existe en los componentes de este brebaje utilizados adecuadamente.

¿QUÉ ES LA AYAHUASCA Y CÓMO ACTÚA EN EL CEREBRO?

La ayahuasca es una preparación psicoactiva a base de plantas cuya combinación tiene un efecto enteogénico. Entre sus ingredientes principales encontramos a la Banisteriopsis caapi, rica en β-carbolinas, especialmente harmina, tetrahidroharmina (THH) y harmalina, que se mezcla en una cocción a fuego lento con Psychotria viridis, arbusto rico en dimetiltriptamina (DMT), que es un agonista de los receptores de serotonina 2A, 2C/1A con efectos alucinógenos y glutamatérgicos. Como se sabe, las β-carbolinas funcionan como inhibidores reversibles de la enzima monoaminoxidasa A (MAO-A), involucrada en la inhibición del metabolismo de la DMT, facilitando así su llegada al sistema nervioso central (Dos Santos, 2011).

PRINCIPALES INVESTIGACIONES EN LÍNEA TEMPORAL

PUBLICACIÓN

EFECTOS

TRATAMIENTO

Grob et al 1996 n=30

Remisión del uso de alcohol y de trastornos depresivos y de ansiedad. Cambios de conducta, actitudes frente a los otros y visión de la vida

Ayahuasca grupo de personas consumo regular vs personas que no consumen

Barbosa et al. 2005 n=28

Reducción de síntomas psiquiátricos menores (incluyendo ansiedad y depresión) únicamente en el subgrupo del Santo Daime

Ayahuasca primera vez

dos Santos et al. 2007 n=9

Menor puntuación en pánico y desesperanza

Ayahuasca y placebo

Halpern et al 2008 n=32

Remisión de uso de drogas y alcohol después de unirse al grupo

Ayahuasca, comunidad

Fabregas et al 2010 n=127

Menores puntuaciones en la escala de uso de alcohol, y escalas psiquiátricas, cese de uso de drogas excepto cannabis, Estadístico

Ayahuasca, comunidades de la selva y la ciudad vs no usuarios.

Thomas et al 2013 n=12

Reducción significativa del uso de cocaína. Incremento en las medidas de atención plena, empoderamiento, esperanza y calidad de vida

Ayahuasca y terapia asistida. Personas con problemas de conducta o abuso de drogas. Programa pre y post de 6 meses

Osorio et al 2015 n =6

82% de reducción en las escalas de depresión 1,7 y 21 días después de la administración de ayahuasca.

Única dosis de ayahuasca. en pacientes con depresión aguda

Sarches et al 2016 n=17

Disminución significativa en escalas depresivas desde los 80 minutos del día 1 hasta el día 21.

Única dosis de ayahuasca para personas con depresión recurrente

Palhano-Fontes et al 2019 n=29

Disminución significativa en escalas de depresión y ansiedad desde el día 1 hasta el 7

Una única dosis de ayahuasca a pacientes con cuadro de depresión mayor recurrente.

Existe, por tanto, un potente respaldo de la comunidad científica que avala el uso de Ayahuasca para el tratamiento de trastornos como la depresión, la ansiedad y el trastorno por abuso de sustancias, con resultados muy prometedores también para el Trastorno de Estrés Post Traumático, Trastornos de la conducta alimentaria, enfermedades neurodegenerativas… E incluso hay otros frentes abiertos investigando en la actualidad para probar que su uso puede ser extendido a casi cualquier psicopatología. En el artículo de hoy profundizaremos en los resultados tan esperanzadores que está obteniendo este brebaje de la selva para el tratamiento del Trastorno Depresivo.

EFECTO AYAHUASCA PARA TRATAMIENTO DE DEPRESIÓN

La depresión constituye un reto para la salud pública, ya que su prevalencia es muy alta: el número de personas que la sufren a lo largo de su vida se sitúa entre el 8% y el 15%. En la actualidad existen aproximadamente 350 millones de personas que la padecen, sin contar aquellas que no están diagnosticadas. Según la OMS en la actualidad la depresión es la principal causa de discapacidad en todo el mundo. En Europa representa más del 7% de la mortalidad prematura.

Diferentes trabajos publicados cifran en un 50% los trastornos depresivos que no reciben tratamiento o no el adecuado (psicofármacos, psicoterapia o combinación). Hasta el 43% de los pacientes abandona el tratamiento y otro porcentaje importante no lo cumple como le ha sido prescrito. La eficacia de los tratamientos actuales no es diferente a la de los primeros antidepresivos, un 80% de los pacientes responden, pero solo un 50% entra en remisión. Las limitaciones de estos tratamientos son: baja tasas de respuesta, efectos secundarios y tiempo de espera requerido para conseguir el efecto. Por eso se está buscando alternativas que puedan actuar de manera directa, aguda, en el tratamiento de la depresión.

¿Por qué entonces la ayahuasca aporta tanta luz al tratamiento tan oscuro y limitado que presenta el Trastorno Depresivo? A grandes rasgos se podría decir que la ayahuasca incrementa la activación cerebral en áreas relacionadas con el procesamiento emocional, la memoria y la introspección, las mismas áreas que modulan los antidepresivos tradicionales. Pero lo cierto es que el misterio es más complejo, pues según las últimas investigaciones una única dosis reduce la sintomatología depresiva desde el momento de su toma hasta incluso tres semanas después, algo increíble si comparas con los medicamentos antidepresivos, que típicamente llevan un tiempo de aproximadamente dos semanas para que el paciente pueda percibir sus cambios. Además, la Ayahuasca actúa sin producir los desagradables efectos secundarios que otros fármacos sí presentan, lo que la sitúa como una eficiente alternativa para el abordaje de este mal del siglo en el que vivimos.

EL SECRETO DE SU EFECTIVIDAD COMO ANTIDEPRESIVO: LAS B-CARBOLINAS Y LA DMT

El secreto antidepresivo de este brebaje se encuentra en sus componentes activos, los cuales vamos a explorar ahora para dar una visión general.

La alta concentración de b-carbolinas que están presentes en la Ayahuasca interactúa con diferentes partes del Sistema Nervioso. Todas las b-carbolinas actúan inhibiendo la MAO A, produciendo un aumento de la concentración de monoaminas (Serotonina y Noradrenalina) en las hendiduras sinápticas después de la toma de ayahuasca. Su espectro farmacológico incluye también efecto antimutagénico, antigenotoxico, antioxidativo e incluso antidiabético. Los estudios con animales han demostrado que la simple administración de harmina de manera sublingual tiene en sí misma efecto antidepresivo. Por otro lado, la THH, la tetrahidroharmina actúa también como inhibidor de la recaptación de la serotonina, el principal mecanismo de acción de la mayoría de antidepresivos de uso clínico. Estos componentes tienen por tanto un efecto antidepresivo muy importante, pues su efecto es inmediato tras su ingesta y, como veremos más adelante, actúan también en los casos de pacientes con depresiones resistentes a otros tratamientos.

Por otro lado, la DMT estimula los receptores serotoninérgicos 5HT2A, que en sí mismos ya tiene efecto antidepresivo y ansiolítico. La primera y más contundente evidencia preclínica del poder terapéutico del DMT administrado de manera aislada ha sido reportada recientemente en 2019 en un estudio en el que se han administrado microdosis de DMT a ratones, obteniendo mejoras sustanciales en las medidas de ansiedad y estado de ánimo. Además, una mayor concentración de esta sustancia en el cerebro aumenta la transmisión glutamatérgica y produce una mayor actividad glutamatérgica, que está relacionada con unas mayores conexión y actividad cerebral, neurogénesis y también plasticidad neuronal.

Los efectos antidepresivos de la ayahuasca no son por tanto inesperados. Pero los efectos de reducción en síntomas depresivos no se producen únicamente de manera aguda, en días posteriores a la toma, sino que las últimas investigaciones han puesto de manifiesto que la disminución en las puntuaciones en las escalas que miden la depresión se registran hasta 21 días después de una única toma de esta bebida amazónica. Los buenos resultados se producen tanto para los usuarios que tomaban por primera vez ayahuasca como para usuarios regulares. Por lo tanto una única administración de ayahuasca reduce la sintomatología depresiva en pacientes que padecen esta enfermedad, pero también reduce la puntuación en pacientes subclínicos, con resultados prolongados en el tiempo.

Osorio et al 2015 n =6

82% de reducción en las escalas de depresión 1,7 y 21 días después de la administración de ayahuasca.

Única dosis de ayahuasca. en pacientes con depresión aguda

Sarches et al 2016 n=17

Disminución significativa en escalas depresivas desde los 80 minutos del día 1 hasta el día 21.

Única dosis de ayahuasca para personas con depresión recurrente

Pero no solo eso, sino que, como se ha mencionado anteriormente, la Ayahuasca también es efectiva para tratar Trastornos Depresivos con resistencia a otros tratamientos. El primer estudio clínico que prueba la eficacia de los alucinógenos serotoninérgicos para tratar el Trastorno Depresivo Mayor Recurrente fue publicado en 2016 y en él se administró una única dosis de ayahuasca a varios pacientes que sufrían esta psicopatología, consiguiendo una reducción muy significativa en los síntomas ansiógenos y depresivos desde las primeras horas hasta 21 días después.

Otro dato muy interesante de este estudio es que ninguno de los pacientes que participaron en esta la investigación describió haber tenido un viaje psicodélico, por lo que los resultados sugieren que en dosis más bajas, por debajo del umbral psicodélico, la toma de ayahuasca también provoca los efectos antidepresivos deseados. Este estudio ha sido recientemente replicado, en 2019, incluyendo un grupo placebo, y los resultados obtenidos son semejantes. El grupo tratado con ayahuasca tiene mejoras significativas en depresión en comparación con el grupo placebo.

Palhano-Fontes et al 2019 n=29

Disminución significativa en escalas de depresión y ansiedad desde el día 1 hasta el 7

Una única dosis de ayahuasca a pacientes con cuadro de depresión mayor recurrente.

OTROS DATOS INTERESANTES:

-DISMINUCIÓN DE LA ACTIVIDAD EN LA RED NEURONAL POR DEFECTO: CAMBIOS MORFOLÓGICOS EN EL CEREBRO

– POSIBLE EFECTO NEUROGENÉTICO

Disminución en la actividad de la Red Neuronal Por Defecto: Son diferentes regiones del cerebro, coordinadas entre sí, las que se activan cuando el cerebro está en reposo, haciendo que consumamos casi tanta energía como cuando estamos focalizados haciendo algo. Su sobreactivación está asociada con ciertos trastornos, concretamente de tipo depresivo. “Soñar despierto”. Pensamientos en torno a la idea del “yo” o del futuro. La ayahuasca, al igual que la psilocibina o el LSD, produce una disminución de la actividad en este conjunto de áreas tras su administración. Se han observado diferencias morfológicas en el cerebro de usuarios habituales de ayahuasca, teniendo menos grosor en la corteza cerebral que conecta la red neuronal por defecto.

Posible efecto neurogenético: Un estudio reciente ha demostrado que la harmina, tetrahidroharmina y harmalina, los tres alcaloides principales presentes en la Banisteriopsis Caapi, estimulan la neurogénesis in vitro usando células hipocampales de un ratón adulto. La neurogénesis y la plasticidad neuronal juegan un rol crucial en la regulación de los circuitos neurales y ya han sido anteriormente propuestos como la posible explicación a los efectos antidepresivos a largo plazo producidos por otras sustancias psicodélicas, como la ketamina o la psilocibina. Esto dota a la ayahuasca de un potencial increíble que merece ser estudiado para futuras aplicaciones.

Estos hallazgos que se muestran aquí son solo una pequeña parte de la gran cantidad de investigaciones que se están llevando a cabo en la actualidad para sacar a la luz el potencial terapéutico de esta bebida amazónica. Ante la crisis psicológica y farmacológica que está viviendo la sociedad en la actualidad, es necesario elevar nuestra visión hacia soluciones más efectivas que permitan a las personas recuperar su vitalidad para vivir una experiencia humana plena y sin restricciones.

Claudia Val.

REFERENCIAS

Osório, F. D. L., Sanches, R. F., Macedo, L. R., Dos Santos, R. G., Maia-de-Oliveira, J. P., Wichert-Ana, L., … & Hallak, J. E. (2015). Antidepressant effects of a single dose of ayahuasca in patients with recurrent depression: a preliminary report. Brazilian Journal of Psychiatry, 37(1), 13-20.

Sanches, R. F., de Lima Osório, F., dos Santos, R. G., Macedo, L. R., Maia-de-Oliveira, J. P., Wichert-Ana, L., … & Hallak, J. E. (2016). Antidepressant effects of a single dose of ayahuasca in patients with recurrent depression: a SPECT study. Journal of clinical psychopharmacology, 36(1), 77-81.

De Lima Osório, F., de Macedo, L. R. H., de Sousa, J. P. M., Pinto, J. P., Quevedo, J., de Souza Crippa, J. A., & Hallak, J. E. C. (2011). The therapeutic potential of harmine and ayahuasca in depression: Evidence from exploratory animal and human studies. The ethnopharmacology of ayahuasca, 75-85.

Palhano-Fontes, F., Barreto, D., Onias, H., Andrade, K. C., Novaes, M. M., Pessoa, J. A., … & Tófoli, L. F. (2019). Rapid antidepressant effects of the psychedelic ayahuasca in treatment-resistant depression: a randomized placebo-controlled trial. Psychological medicine, 49(4), 655-663.

Santos, R. G. D., Sanches, R. F., Osório, F. D. L., & Hallak, J. E. (2018). Long-term effects of ayahuasca in patients with recurrent depression: a 5-year qualitative follow-up. Archives of Clinical Psychiatry (São Paulo), 45(1), 22-24.

Harris, R. (2017). Listening to ayahuasca: New hope for depression, addiction, PTSD, and anxiety. New World Library.

Reiche, S., Hermle, L., Gutwinski, S., Jungaberle, H., Gasser, P., & Majić, T. (2018). Serotonergic hallucinogens in the treatment of anxiety and depression in patients suffering from a life-threatening disease: a systematic review. Progress in neuro-psychopharmacology and biological psychiatry, 81, 1-10.

Galvão, A. C., de Almeida, R. N., Silva, E. A., Freire, F. A., Palhano-Fontes, F., Onias, H., … & Galvão-Coelho, N. L. (2018). Cortisol modulation by ayahuasca in patients with treatment resistant depression and healthy controls. Frontiers in psychiatry, 9, 185.

1 comentario
  1. Edinson Roa
    Edinson Roa Dice:

    La ayahuasca te predispone para que una fuerza natural, la fuente, relice la sanación o restableca el desequilibrio. Para los que han consumido, es claro que hay un orden en las etaps de sanacion que se producen, hay una intelgencia que realiza toda la curación. Todo lo que tienes bloqueado , o desbloquea, sin nos has reido en años, repentinamente ries a carcajads, tu cuerpo se suelta, porque suelta tensiones de programas paralizantes que han ingresados a tu inconsciente a traves de un trauma emocional. No es psicodelia, es el adormecimiento de la mente conciente que no deja conectarte con tu alma. Pero una vez que la ayahuasca comienza a trabajr, el cierpo comienza a desenredadrse solito. Sabe lo que tiene que hacer, los movimientos necesarios, la relacion necesaria, hay todo un simbolismo durante el trance, mirar a la izquierda, mirar a la derecha, la mama, los hermanos, todo tiene un lado , la respiración, el desahgo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *